La bodega


El Castell de Pujades, de la época medieval, en el siglo XVI fue reformado por los señores Bertran. Más tarde, alrededor del siglo XIX el Marqués de Alfarràs lo adaptó a masía con una bodega para elaborar sus propias cosechas. Desde hace ya unos años la familia Ferrer, de tradición vitivinícola, se hizo cargo del castillo, la bodega y sus cultivos.

Castell de Pujades, es un sello de personalidad donde se mezclan la pasión por la viticultura ecológica, el respeto por el medio ambiente, el prestigio de hacer vinos excelentes y la ilusión de las personas que forman parte.

Todo esto se ha podido llegar a conseguir gracias a la experiencia y los conocimientos del equipo que lo dirige.

Estamos en una zona, el Alt Penedès donde la gran diversidad de suelos y microclimas ha permitido la obtención de vinos reconocidos por su calidad y sus particularidades a lo largo de la historia.

Sabemos que estamos elaborando productos que vienen de un fruto, la uva, que nos lo da la tierra y somos conscientes de que si somos cuidadosos con la tierra esta nos dará una uva con carácter y personalidad. Por lo tanto creemos en una viticultura respetuosa sin herbicidas ni pesticidas con un código de buenas prácticas haciendo en la viña las mínimas intervenciones posibles.

Hacemos la vendimia cuando las uvas de Macabeo, Xarel·lo, Parellada y Chardonnay están en su punto óptimo de maduración.

El proceso de prensado se hace realizando una presión muy suave sobre la uva para obtener el mejor mosto, somos muy escrupulosos con los rendimientos para conseguir la fracción más cualitativa.

Durante la fermentación las levaduras transforman los azúcares naturales del mosto en el vino. En este proceso dicho vinificación controlamos muy bien la temperatura para obtener la máxima finura, carácter y equilibrio en nuestros vinos.

A lo largo del invierno los vinos reposan dentro las tinas hasta que se inicia el proceso de tiraje en el que embotellamos el vino base junto con el azúcar y las levaduras.

Dentro de la botella se produce la segunda fermentación, donde las levaduras transforman el azúcar aportando las burbujas y la espuma. La posterior interacción de las levaduras o las “mares” y el vino durante la crianza en botella, como mínimo a lo largo de quince meses, aportará sabores y aromas de mayor complejidad.

Una vez terminado el periodo de crianza aclaramos las botellas con un suave y preciso movimiento diario que permite bajar las “mares” hasta el cuello de la botella para que después se puedan expulsar en el degüelle. El espumoso ya límpido lo tapamos con el tapón de corcho de máxima calidad asegurado por un morrión de alambre y lo vestimos con nuestra imagen para expedirlo y compartirlo con nuestros clientes y amigos.

La familia de Manel Via, ha estado implicada durante siglos en el cultivo de la viña y en la elaboración de vinos y destilados, de hecho fue un antepasado suyo que exportó por primera vez aguardientes y vinos del Penedès a la entonces colonia española isla de Cuba, es un hecho incontestable que Manel ha seguido la tradición familiar con su pasión por la viña y el vino.

En 1976 Manel Via obtiene el título de enólogo en Valencia y el mismo año comienza su carrera profesional en las cavas del Marqués de Monistrol en Sant Sadurní d’Anoia donde adquiere experiencia en viticultura y en la elaboración de vinos y cavas.

En 1984 entra como director técnico en la Compañía Internacional de Grandes Vinos en Santa Fe del Penedès, teniendo a su cargo la dirección de la viticultura, la bodega de vinos y cavas y la destilería de brandy.

Fue en 1989 cuando la prestigiosa firma Moët & Chandon selecciona Manel Via para supervisar la construcción de su nueva bodega en el Penedès y dirigir la plantación de nuevos viñedos, haciéndose cargo posteriormente de la dirección técnica de las cavas.

La primavera de 2004 obtiene el título de Máster en Viticultura i Enología.

Manel es el típico carácter catalán con un verdadero entusiasmo por su trabajo y pasión por todo lo relacionado con la viña y el vino.

Actualmente, es el Director Técnico del Castell de Pujades.

Para obtener un vino de calidad es imperativo tener el máximo cuidado incluso en el más mínimo detalle

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar